sábado, 29 de diciembre de 2012

QUÉ CHUSMA LA QUE GOBIERNA EL PERÚ

QUÉ CHUSMA QUE GOBIERNA EL PERÚ.
Mucha gente se asombró cuando los congresistas se doblaron sus remuneraciones,  pero a mi no me llama la atención. Es justo que se ganen por que ninguno de esos valen un céntimo, y no es posible que los 30 millones de huevones que vivimos en el Perú, estemos representados por un centenar de muertos de hambre. Por dignidad, tenemos que tener gente con algún valor monetario, ya que intelectualmente todos juntos no producen ni una ley para que se penalice la bruto fobia  ya que a los que no están contentos con los maricas, se les llama homofóbicos, pero no hay ninguna ley que sancione a los brutofóbicos, como yo, que odio a los brutos, como el marica al purgante. El bruto es más perjudicial que la diarrea para el marica, porque no le permite gozar de un buen tapón, porque la mierda sale por todos lados, como por un sifón, o una manguera de bombero, que revienta el agua por todas partes, incontenible, así como la diarrea de la Mancó, que bañó en mierda a un negrito que trataba de ponerle un corcho, y el negro tuvieron que ponerlo en una carretilla y llevarlo de urgencia la playa, por toda la Av. San Martín. 15 cuadras, con el negro regando mierda por toda la pista, dejando para siempre separado dos carriles, sin que nadie pueda pasarse de un lado de la calzada para la otra, por miedo a mancharse los zapatos. Lo tiraron al mar y esperaron que las lizas lo lamieran todo, para que recupere el color, y el olor a grajo, que es más soportable que el olor a mierda.
Pero el bruto es un asco, un vomitivo que no pasa con nada, se nace bruto y la brutalidad se impregna a la piel, a la ropa, y a la gente que está al costado. Cuando se muere un bruto, no se lleva la brutalidad a la tumba, sino que la deja impregnada en su familia, en sus amigos, en su aldea. ¡Es terrible! En verdad, preferible es tener un marica en la familia, un delincuente, una puta, un fumón, que un bruto.
El bruto es dañino y perjudicial para la vida y la salud de las personas. El marica sabe que es marica, pero el bruto no sabe que es bruto, y en eso está el peligro, porque jode rico y jode bien, sin saberlo.
Por ejemplo, Alan García, después del terremoto, vino a Pisco y ofreció seis mil dólares a cada uno de los damnificados, y en lugar de 9.000. damnificados de Pisco, luego de su anuncio, contamos 18,000 y al término de su gobierno, teníamos 27,000 y aún ahora, no podemos satisfacer a incontables damnificados. Los inteligentes, para que nadie sepa que Alan es un bruto de mierda, tuvieron que hacer malabares para que la gente, más bruta, crea que dijo 6,000 Nuevos Soles, y los convenidos se la creyeron, para cobrar rápidito  no más, la plata ofrecida.
Tengo un amigo que también es bruto, pero no lo sabe, y me contó que había hecho una distribución inteligente de su plata. Le dio 2 mil a su mujer, para alimentos de su familia, y los 4 mil los hizo humo. Compró cuatro kilos de PBC y se hizo medio millón de ketes, que se los fue fumando de a poquitos, para que dure y ha puesto una foto de Alan García en el basural donde se la fuma, adorándolo como a un dios. Si no fuera por ese bruto, no habría ido hasta Humay para sus largas vacaciones a todo fumar.
Bruta la Susana, que en pleno proceso de revocatoria, se mete a hacer brutalidades. Habla triunfante de una obra en ciernes, con el triunfalismos de los periodistas y los hinchas brutos, que cuando los peloteros ganan el primer partido del campeonato, celebran el título y cuando termina el campeonato, recién se dan cuenta que ocupamos el último lugar. y luego de cantar PERÚ CAMPEÓN, terminan por festejar, com siempre PERÚ PERDIÓ, PERU PERDIÓ ES EL GRITO QUE REPITE LA AFICIÓN.
Y la borrica Susana, a sabiendas que todo el Perú ha visto la cagada que hizo el Rimac, con su túnel, nos quiere hacer creer que no pasó nada, que todo no pasó de un susto, que es como la manguera del bombero, pero más ancha y más grande. Más bruta no puede ser y no se da cuenta que no es que seamos huevones, sino que tiene el poto muy flaco, como el de la Bozzo, y no es más que apariencias.
Y brutos, los congresistas, que rebuznan afirmando que la plata no les alcanza, sin darse cuenta que no hay promulgado ninguna ley para resolver los problemas que aquejan el país. No hay reforma del Estado, el PJ que significa poder "Per Judicial" según mi hijo, que es un pendejo para poner chapas, sigue en manos de rábulas, que en lugar de administrar justicia, los brutos quieren lucirse en el cargo, emitiendo resoluciones con el fin de demostrar que son mejores abogados que los que litigan en sus juzgado, ni siquiera tienen capacidad intelectual para elegir al defensor del pueblo, que es una figura decorativa en la estructura del Estado, y el TC habla, tantas burradas, que no me cabe duda. Estamos gobernados por una chusma de lo peor. No son blancos como en la época de Leguía, sino desteñidos, de tanta lejía que usan para limpiarse la mugre que les deja la brutalidad impregnada en la piel. Se tiñen el pelo para parecer rubias, pero bajo el tinte se aprecia que son las mismas sambas de callejón y las mismas cholas del cerro. El tinte no las hace rubias, ni la plata los hace ricos, sino que desnuda su codicia, su reptilismo del lacayo, que se siente ufano de ser esclavo de un millonario, y los envidiosos que pululan por este país.
Mi hermano Lucho, se afana en comprar preciosos adornos, en tener su casa impecable y acogedora, y cuando llegan los serranos, ninguno le hace comentario alguno por las preciosidades y monadas que tiene y conserva con tanto gusto. La visita está que se muerde la lengua, para contener los gritos de envidia,.¡Mira lo que tiene y que no tengo yo! y así con torva mirada, con los ojos que recorren toda  la casa, se limitan a decir ¡Si! cuando les ofrece un refresco o un bocadito, ¡Pero, mierda que te doy las gracias! No te voy a dar el gusto de saber que me muero de envidia, ¡huevón.!
En cambio, mi cuñada, que es serrana legítima, tiene su casa sin ningún atractivo y por eso nadie la envidia.
Mi hermano tuvo un conflicto con el alcalde, le hice la denuncia por pretender despojarlo de la posesión de un terreno en Los Molinos, y el juez ordenó una inspección ocular. Bueno, ¿les dije que mi cuñada es serrana? Bueno, llegamos juez, fiscal, secretarios, amanuenses, el alcalde, sus ayayeros, aúlicos y pedigüeños, su seguridad y los abogados de las partes.  Salió mi hermano a recibirnos y nos invitó a ingresar. Apenas abrió la puerta, fui el primero en hacerme a un lado, hacerme el huevón y con la cara del más educado del mundo, dejé paso al juez. Ud. primero señoría. Y me fue alejando para no entrar. El Juez, que agradeció mi cortesía, inmediatamente se dio cuenta que era una pendejada mía y me mentó la madre, pero no podía hacer otra cosa que entrar en el ambiente, donde la suciedad brillaba por su ausencia. ¡cómo hubiera querido que el lugar estuviera sucio! Hasta un muladar hubiera sido preferible de visitar. ¡No lo habían hecho a propósito! La serrana, tenía Plaza Vea, Sala, comedor, dormitorio, cocina, baño y almacén, en el mismo cuarto. La ropa sucia chocaba contra los costalillos de mercadería podrida  los quesos malogrados se almacenaban en tinas de plástico sobre las sillas, la mesa estaba cundida de platos y pocillos sucios y la pestilencia, los hongos y las moscas, larvas y otros insectos, eran la evidencia que la mugre no era del día, sino de muchas y arduas diligencias para tener el ambiente de choza pobre de la puna. Sólo faltaba la boñiga de los guanacos, para que se viera la vivienda típica de un serrano.
El juez, ya metido en el problema, volteó para jalar un poco de aire de afuera y lo invitó al fiscal, ¡Pase usted!, pero el fiscal, mas pendejo, le contestó ¡No se preocupe señor juez, que acá afuera hay más espacio, con su verificación estoy conforme! Para no quedarse jodido él solo, el juez pidió a su secretaria que pase, pero ésta le dijo: ¡dicte no más,  señor Juez, que acá afuera hay más luz! Un poco más asado, porque se estaba tragando los olores solito no más  invitó a la compañía del alcalde para que pasen, pero la compañía prefirió quedarse afuera, ¡Por respeto a la autoridad! y  el alcalde, que es otro serrano y además alcahuete, quiso compartir la tortura con el juez, y penetró en la tumba lóbrega  haciéndose lugar con disimulo, pateando unas bolsas de plástico, hacia un lugar. Ahí sí, el serrano, le manifestó elogios a la anfitriona. ¡Está buena la vivienda. Yo pensé que iba a ser más pequeña, pero hay sitio para todo ¿verdad?. La verdad es que no se que más se hablaba adentro, porque con el rostro más rojo que de costumbre, me aparté más para que no se note mi vergüenza. ¡Así vive el hermano de un abogado, en este país de brutos! Por eso digo que los brutos son dañinos, que no saben el daño que hacen con su brutalidad, porque ¿Qué le costó a la serrana, limpiar su casa, para recibirnos, para la inspección ocular? ¡Y esa gente,  los hijos de gente como esa, los hermanos de esa laya, son la gente que hoy nos gobierna. Así  que no esperemos que venga gente de Venus o de Marte para que nos gobierne, Así como se ha envilecido a mi familia, hay que ver cuán asquerosos serán los familiares de los Humala, de los Heredia, en su hábitat natural. Por eso es que las cholitas universitarias matan a su mamá cuando están en Lima, porque la vergüenza no las deja que sus pretendientes vean lo inmunda que es la serrana que las parió.  Así pues, no me cabe duda que estamos gobernado por chusma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada